A pesar de la crisis económica en Europa y una lenta recuperación estadounidense, Panamá alcanzó un crecimiento económico de 10,5% durante 2011, considerado como el mayor de Latinoamérica, según un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Este ascenso en el Producto Interno Bruto (PIB) se transforma en un nuevo reto para el país, al tratar de mantener estos altos niveles.

Economistas coinciden en que el principal desafío que enfrenta el país es hacerle afrontar las consecuencias que podría generar la crisis económica mundial, reporta el periódico Panamá América.

Señalan, además, que el crecimiento este año no alcanzará una cifra de doble dígito, como en 2011; sin embargo, podría llegar a un 7%, considerado bueno en materia económica y que las principales fuerzas de crecimiento seguirán siendo las mismas.

“Cuando se crece a más del 9%, llega un momento en que escasean las materias primas, mano de obra calificada y otros insumos y eso tiene un efecto sobre los precios”, destacó el economista, Nicolás Ardito Barletta.