El 14 de marzo, la República de Panamá realizó la reapertura del Bono del Tesoro con vencimiento en el año 2024 y cupón de 4,95%, alineado con la estrategia de endeudamiento adoptada por el Gobierno Nacional.

El monto adjudicado ascendió a US$125 millones, a un rendimiento promedio ponderado de 3,63%, dando como resultado un spread de 1,19% sobre el instrumento de referencia de los Estados Unidos de América a 7 años.

La alta demanda observada por este título fue liderada por entidades del sector público dado el buen retorno del instrumento asociado al plazo y al riesgo crediticio que mantiene la República.

Según el MEF, la operación sirvió para inyectarle liquidez a este instrumento, el cual representa el punto más largo de la curva local; manteniendo así un portafolio de deuda diversificado y bajo el compromiso de incidir positivamente en el desarrollo del mercado local.