Ciudad de Panamá. El déficit fiscal del sector público no financiero de Panamá se expandió 1,4% del Producto Interno Bruto (PIB) entre enero y junio de 2011, debido en parte a las “fuertes inversiones públicas”, anunció esta semana el ministro de Economía y Finanzas, Alberto Vallarino.

El funcionario destacó que si bien es superior al 0,3% registrado durante el mismo período de 2010, está dentro de los márgenes establecidos en la ley de Responsabilidad Fiscal que permite para este año un 3% de déficit.“El déficit cumple ampliamente con la ley” explicó Vallarino.

Agregó que pese a las cifras Panamá desarrolla un buen manejo de las finanzas públicas, lo que junto al buen desempeño económico, se convierten en las razones principales por las cuales dos calificadoras mejoraron en las últimas semanas la perspectiva de grado de inversión del país, mientras una lo subió en la escala.

El ministerio de Economía y Finanzas (MEF) mantiene la perspectiva de cerrar este año con un déficit fiscal del 2%.

Vallarino afirmó que durante el primer semestre del año, en que el país creció alrededor del 9%, la recaudación de impuestos mostró un “fuerte crecimiento” lo que se tradujo en una mayor capacidad de inversión estatal.

Durante ese período los ingresos corrientes aumentaron en $560 millones, por encima de los gastos corrientes al ubicarse en $191 millones. Al mismo tiempo el ahorro corriente aumentó a $921 millones convirtiéndose en la principal fuente de financiamiento de las inversiones, las cuales en el primer semestre alcanzaron los $1,357 millones.

El gobierno proyecta invertir alrededor de $15 mil millones en obras públicas hasta 2014, incluyendo la construcción del metro para la capital, la expansión de aeropuertos, construcción de carreteras y hospitales.

Si bien es criticado por la oposición y algunos analistas por la manera acelerada en que se ejecutan las inversiones, Vallarino dijo que la economía panameña es sólida y tiene la capacidad de financiamiento.

Las autoridades esperan que un crecimiento económico sostenido, mayor recaudación de impuestos y más ingresos provenientes del Canal de Panamá una vez sea ampliado, podrán pagar los proyecto sin necesidad de adquirir nuevas deudas.

Por otro lado, se espera que Panamá resista “bien” la crisis desatada en Estados Unidos, gracias en parte la diversificación de su economía, y al hecho que la recuperación del crecimiento está asociada, más que a factores externos, a elementos como el aumento del consumo interno y las inversiones extranjeras.

“Es una situación coyuntural” explicó el viceministro de economía Frank de Lima, para quien Panamá podrá pasar en positivo la caída de los principales mercados de valores del mundo ocurrida luego de que Standard & Poor´s degradara la calificación de grado de inversión del país norteamericano, su principal socio comercial.