Panamá. El secretario de Comunicación del Estado de Panamá, Manuel Domínguez, reiteró este lunes la disposición del gobierno panameño a encontrar una salida negociada al conflicto presente por la oposición de organizaciones indígenas a la culminación de un proyecto hidroeléctrico al noroeste del país.

El funcionario tocó el tema esta mañana en entrevista en el telecanal panameño Telemetro, y en referencia a las diferencias que han afectado que concluyan las obras del proyecto hidroeléctrico de Barro Blanco, que se desarrolla en un área rural en la provincia de Chiriquí (fronteriza con Costa Rica).

Domínguez dijo que se sigue llamando al diálogo, y porque el gobierno cree en la salida negociada, con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Reconoció que la posibilidad que el gobierno tome el proyecto es una de las alternativas que está sobre la mesa, en conversación con la cual están relacionados también representantes de la comarca indígena Gnobe Bugle y de la empresa de capital centroamericano y responsable del proyecto, Generadora del Istmo S. A. (Genisa).

El secretario observó que el gobierno ha previsto una inversión del orden de los US$78 millones en la cercana comarca Gnobe Bugle, para obras en carreteras, escuelas y seguridad.

Representantes de Genisa han subrayado su preocupación por las pérdidas generadas debido a la demora en culminar el proyecto, y cuya inversión ha estimado en del orden de los US$120 millones.