El acuerdo consiste en que de aquí a 2018 Panamá entregará información a Colombia por expresa solicitud, pero a partir de ese año la información que conocerá el gobierno será de manera automática.

No obstante, por ahora se desconoce qué sucedió con el escollo que tenía en parte trabado el acuerdo: la solicitud del gobierno de Santos a Panamá en torno a entregar información de años anteriores.

El ministro de Hacienda panameño, Dulcidio de La Guardia, indica que su gobierno inicia el intercambio automático de información de forma bilateral a partir de 2018 con todos aquellos países que utilicen la información para temas fiscales y garanticen la confidencialidad de la información.

“Estamos seguros de que Colombia va a ser uno de esos países y es parte de lo que hemos conversado: que esa información solamente será utilizada para temas fiscales y que se mantenga en forma confidencial una vez se inicie el intercambio”, explica de La Guardia.

El ministro colombiano, en tanto, señala que “esta información sólo se puede utilizar para propósitos fiscales o tributarios no se utiliza para ningún otro propósito, esa es la garantía y la seguridad que le damos nosotros a los contribuyentes colombianos, a las personas que tienen la obligación de declarar impuestos en Colombia, que esta información se utilizará solamente por parte de la autoridad y la administración tributaria y con el propósito de ejercer un buen control sobre la tributación”.

Cárdenas insiste en que la primera etapa será la entrega de información por requerimiento tras la firma del acuerdo en junio próximo. La segunda, será a partir de 2018 cuando Colombia entrará a hacer parte de esa práctica que va a adoptar Panamá con el resto de la comunidad internacional.

En 2014, Colombia incluyó a Panamá en una lista de paraísos fiscales, aunque posteriormente ese mismo año lo retiró luego de acordar abrir una negociación sobre un tratado de doble tributación.

Bogotá consideraba que Panamá no ofrecía suficiente intercambio de información fiscal, por lo que incluyó al país centroamericano en una lista gris. Desde entonces, ambos países habían negociado sin alcanzar un acuerdo, pese a que el memorando de entendimiento inicial indicaba que se debía llegar a un consenso antes del 30 de septiembre de 2015.

Panamá ha firmado en los últimos años una treintena de tratados para el intercambio bilateral de información fiscal, pero luego de la publicación de los polémicos papeles de Panamá ha anunciado tres nuevos tratados bilaterales, bajo estándares de la OCDE, con Japón, Singapur y Alemania.