Francfort. La economía de Alemania ignorará una caída en la producción económica a fines del año pasado y retornará rápidamente al crecimiento en el 2012, gracias a una fuerte demanda del consumidor, dijo este lunes el banco central alemán.

El Producto Interno Bruto (PIB) alemán cayó un 0,2% en el cuarto trimestre frente a los tres meses anteriores, debido a que la crisis de deuda de la zona euro estremeció la confianza, pero el Bundesbank dijo que las señales más recientes apuntaban a que la debilidad sería de corta vida.

"El panorama para la economía alemana mejoró perceptiblemente a fines del periodo reportado, aunque permanecen riesgos vinculados a la crisis de deuda soberana", dijo el Bundesbank -banco central- en su informe mensual de febrero, pero advirtió que los factores externos seguirán afectando la producción durante el primer trimestre del 2012.

"La presunción subyacente del pronóstico económico del Bundesbank en diciembre de una rápida reanudación del crecimiento muy probablemente se materializará en la actual coyuntura", dijo.

En ese pronostico, el Bundesbank consideró un crecimiento del 0,6% este año y del 1,8% el próximo.

El banco central agregó que el panorama para la economía global también ha mejorado y agrego que algunos expertos parecen ser demasiado pesimistas.

"En general, algunos de los actuales pronosticadores (del crecimiento global) de organizaciones internacionales se ven excesivamente pesimistas", dijo el banco, pero no especificó a cuáles pronósticos se refería.

Al comentar el tema de inflación en Alemania, el Bundesbank dijo que se moderaría en los próximos meses. También señaló que los indicadores monetarios apuntaban a riesgos balanceados de inflación en la zona euro.