El presidente Rafael Correa aseguró este miércoles, en una entrevista concedida al canal estatal Ecuador TV, que los medios de comunicación privados “querían hacer un show” con la sublevación policial del 30 de septiembre.

El mandatario cuestionó al periodista de Teleamazonas Freddy Paredes, a quien se mostró en un video que desde temprano informaba adentro del Regimiento Quito. Y porque se adelantó a decir que había recibido una llamada de un oficial de Fuerzas Armadas, quien le informó que ellos están también organizándose.

Ante esto Correa indicó que el reportero debería ser sancionado, pues estaba poniendo en peligro la seguridad nacional, al tiempo que destacó que la Convención Interamericana de Derechos Humanos, en su artículo 13, indica que “la libertad de expresión está limitada por dos cosas: la honra y la reputación de las personas, y por la Seguridad Nacional”. Así lo recoge el periódico gubernamental elciudadano.gob.ec

El jefe de Estado destacó la importancia de los medios públicos, ya que –según Correa– por ellos el país pudo tener una información objetiva.

También informó que tienen indicios de que la sublevación “fue preparada con dos o tres semanas de anticipación, pero los policías buscaban pretextos”, sin embargo, por no existir pruebas contundentes no se puede acusar a nadie.

Aseguró que continuarán las investigaciones para establecer responsabilidades sobre los hechos del 30 de septiembre, a pesar de que ha habido “boicot, tras boicot, lentitud, dificultades para entrar a los arsenales de la Policía, verificar cuántas bombas utilizaron, cuántas balas, etc. Habido un permanente entorpecimiento de las investigaciones”, dijo.

“En la Policía Judicial aún tenemos problemas y todavía hay grupos que participaron del 30-S con mucho poder que obstaculizan la investigación”.

Aseguró que sobre estos hechos nadie busca venganza, lo que se busca es la verdad. Además, indicó que sobre su anunció de indulto, primero deberán aparecer los culpables y establecer responsabilidades.