Pasar al contenido principal
Paraguay: 7.270 cuentas corrientes se cancelaron en 2011
Lunes, Enero 9, 2012 - 05:38

Del informe del Banco Central se desprende que la mayor parte, 4.909 fueron cerradas por el lapso de un año. Estas cancelaciones o suspensiones de cuentas se realizan por la emisión de cheques sin fondo.

Los bancos de plaza cancelaron entre enero y noviembre de 2011, 7.270 cuentas corrientes, el mayor registro que se dio desde 1997, cuando se inabilitaron 7.827 cuentas, como efecto de la implementación de la ley de cheques. La participación de más integrantes en el sistema y la apertura de sectores minoristas se apuntan entre las causas.

Del informe del Banco Central se desprende que la mayor parte, 4.909 fueron cerradas por el lapso de un año. Estas cancelaciones o suspensiones de cuentas se realizan por la emisión de cheques sin fondo.

En tanto que por la emisión de cheques desde una cuenta ya cancelada, la penalización es la inhabilitación de la cuenta corriente por el plazo de tres años. De acuerdo con los registros del BCP fueron canceladas por el término de tres años un total de 2.361 cuentas corrientes en el mismo lapso.

Antecedentes. Conforme a los antecedentes, el mayor registro de cuentas canceladas se dio en el año 1997, como efecto de la implementación de la Ley N° 805/96, que estableció las sanciones al mal uso del instrumento de pago, tras los estragos de la crisis financiera que se desató en 1995. Con el correr de los años, los agentes tomaron conciencia y cuidado sobre el uso del cheque y las inhabilitaciones bajaron a 5.283 cuentas canceladas en 1998, incluso a 2.508 en 2005, año en que se flexibilizaron las sanciones por el mal uso del cheque, e inmediatamente las inhabilitaciones bajaron a 495 cuentas canceladas durante todo el año 2006, a 306 en el 2007 y 345 en el 2008, situación que relajó completamente a los clientes.

Más adelante, en el año 2009, se introdujo un nuevo cambio a la legislación con la Ley 3711/09, mediante la cual nuevamente se hicieron más rígidas las exigencias para los libradores de cheques, con lo cual se retomó la confianza en el citado instrumento de pago. En ese mismo año, los bancos cancelaron un total de 3.015 cuentas corrientes, y 4.595 en 2010, y antes de finalizar el año 2011 las inhabilitaciones ya llegaron a 7.270 cuentas. Un incremento del 58%, en relación a todo el año 2010.

Más participantes en el sistema. Para analizar estos registros se deben mirar dos cuestiones consideradas claves: Por un lado, la cantidad de empresas bancarias se ha visto incrementada en los últimos años, ya que grandes financieras (las que poseen un caudal muy grande de clientes), han optado por convertirse en bancos.

Bancarización a pymes. Por otra parte, el auge financiero y su crecimiento hacia el interior del país facilitaron la bancarización de una población que anteriormente no disponía del servicio de las intermediarias.

Se puede suponer que el factor disponibilidad de capital, las posibilidades de crecimiento económico y la competencia entre empresas o corporaciones, que es muy agresiva en cuanto a políticas de venta y colocación de capital, hicieron posible que la población tenga acceso a los servicios, con el consiguiente aumento del riesgo que implica cualquier tipo de negocio.

Otros bancos, en menor proporción optaron de manera particular a incrementar los niveles de exigencia dentro de la institución.

Plantearon cambios. Es importante señalar que poco tiempo después de la última modificación de la ley de cheques 3711/09, ya se ha presentado al Congreso de la Nación un nuevo proyecto a fin de modificar la actual legislación y flexibilizar las normas sobre el uso del cheque, proyecto que finalmente no prosperó.

La legislación actual inhabilita inmediatamente por la emisión de un cheque y por el plazo de tres años, a eso se suma una multa del 1% sobre el monto girado en el cheque. Con la modificación planteada, se cancelaba la cuenta recién luego de la emisión del tercer cheque, por el plazo de un año y se exoneran la multas.

Según banqueros, cuando se realizan cambios muy constantes, es muy difícil medir los resultados, y que toda modificación siempre cuenta y cuesta. Destacan, además, que si la sanción es muy leve, ya nadie les teme a las penalizaciones, con lo cual se pierde la confianza en el instrumento de pago.

Autores

ABC Color (Paraguay)