Paraguay redujo su estimación de crecimiento económico para el 2015 a un 4%, frente a un 4,5% que mantenía desde finales del año pasado, por una menor producción de energía eléctrica en un contexto poco favorable para la región, dijo este lunes el Banco Central.

La entidad dijo que ajustó la cifra por una expansión menor a la esperada en la producción de las empresas hidroeléctricas Yacyretá e Itaipú, que Paraguay administra con Argentina y Brasil, respectivamente.

La menor producción se debe a las condiciones del caudal de agua del que disponen las centrales, explicaron técnicos del Banco Central, quienes descartaron la existencia de inconvenientes en las usinas o una caída en el consumo de energía.

Paraguay vende la mayor parte de la energía generada en las dos hidroeléctricas a sus socios.

"Básicamente las diferencias están en el sector de las binacionales (...) y en el sector externo que viene deteriorándose, algo que se refleja en las exportaciones y en las importaciones", dijo a periodistas César Rojas, jefe de estimaciones del Banco Central.

"Observamos que el crecimiento mundial fue revisado permanentemente a la baja en los distintos períodos y Brasil, uno de los principales socios comerciales de Paraguay, tendrá una contracción económica", agregó.

En contrapartida, el país, cuarto exportador mundial de soja y un importante productor de carne vacuna en la región, espera un fuerte crecimiento del sector cárnico, los servicios y las construcciones, dijo el banco.

La entidad estima que el sector primario crecerá un 1,6% este año, el secundario un 6,7% y los servicios alrededor de 4,9%. El sector de electricidad y agua tendrá una leve expansión de 0,9%.

En tanto, la demanda interna crecerá un 3,9% en el 2015 y las inversiones un 7,2%. Las exportaciones tendrán un incremento de 1,8% y las importaciones de 1,5%.

Según las proyecciones, el Producto Interno Bruto alcanzaría unos US$30.000 millones corrientes y el PIB per cápita cerraría el año en US$4.289 corrientes.