Considerando que hasta US$10.000 puede manipular diariamente un cambista que está acreditado por la banca matriz para realizar las operaciones de compra y venta de monedas extranjeras en su zona, el movimiento fácilmente alcanzaría los US$5 millones , expresó Oscar González, de la Casa de Cambios Paraguay Express, y además representante del gremio de las casas de cambio del Paraguay.

Agregó que difícilmente el Banco Central tenga la capacidad de controlar a los mas de 400 inscritos, eso sin mencionar los que trabajan informalmente sin ningún tipo de control ni medidas. Se estima que en el sector operan unos 3.000 cambistas, de los cuales solo el 50% está agremiado en algún grupo y solo el 13% está autorizado por la autoridad monetaria para operar en el negocio de cambios.

“Los corredores de cambios informales restan competitividad a todo el sistema financiero”, afirmó Oscar González. Agregó que no solo las casas de cambio se ven afectadas en el negocio, sino también los bancos y financieras, ya que estos corredores informales que operan en contravención a la ley y hasta en algunos casos disponen de locales improvisados, sin pagar ningún tipo de tributo al fisco ni a la Municipalidad, en cambio los sectores formales están obligados a cumplir una serie de requisitos para mantener el negocio en regla, tanto con el Banco Central como con la Seprelad, IPS, Hacienda, la Municipalidad y otros entes.

En ese sentido, González espera que las reglas sean aplicadas en igualdad de condiciones para todos los agentes que trabajan en el sector

En cuanto a los corredores habilitados, mencionó que muchos de ellos también actúan en contravención a la ley, no portando sus credenciales y trabajando en locales propios o alquilados en zonas de mucha concurrencia como el Mercado 4 y la Terminal de Omnibus.

Los corredores autorizados por el BCP, que se rigen por la normativa de las casas de cambio Ley 2794/05, la cual establece que solo podrán realizar operaciones de compra y venta de moneda extranjera en la vía pública y zonas autorizadas y únicamente en efectivo. Deben portar además una credencial de identificación que le provee la banca matriz, renovable cada año.

En cuanto a las prohibiciones, la normativa establece que los corredores autorizados no podrán realizar operaciones de compra y venta de monedas extranjeras en establecimientos o locales propios o alquilados. Desde la promulgación de la Ley de Cambios, en 2005, se anotaron un total de 434 corredores de cambio, en distintas zonas del país, con predominio en Ciudad del Este, Asunción, Encarnación y Pedro J. Caballero.