El Paraguay debe dejar de ser una “isla” en el corazón de América del Sur, y entender que un sistema aeroportuario eficiente es clave para su desarrollo, resaltó este miércoles el vicepresidente regional de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, siglas en inglés), Patricio Sepúlveda. Se mostró a favor de una urgente modernización a través de la concesión, con reglas del juego muy transparentes.

-¿Por qué el Paraguay tendría que concesionar al sector privado sus aeropuertos?

-Por un lado, Paraguay tiene una posición (geográfica) estratégica formidable en el continente, está en el medio de Sudamérica. Es decir, las distancias son muy razonables a todos los otros puntos o grandes ciudades de la región. Pero esa posición estratégica hoy no la utiliza, y es por eso que debe abrirse en todos los frentes y a todos los sectores. Paraguay ha venido exhibiendo un crecimiento económico relevante, que no ha sido acompañado por el transporte aéreo, debido a que siempre la conectividad y la aviación requieren de una buena infraestructura aeronáutica, y esa infraestructura radica fundamentalmente en los aeropuertos.

-¿En ese sentido, cómo ve el sistema aeroportuario del Paraguay?

-Necesita de una modernización, de una adaptación, tanto en infraestructura física como en equipamiento y tecnología a utilizar. Pero eso es una parte del problema. La parte más importante es el marco regulatorio que tiene que fomentar lo que ustedes necesitan, que es la conectividad, la integración con el resto del mundo, y ese marco regulatorio hoy no existe o es muy débil. Esta regulación pasa por abrir el sector para dar paso a nuevas modalidades de operación, como invitar al sector privado a hacer inversiones tendientes a la modernización de la infraestructura aeroportuaria.

-Justamente allí está la traba. Los sindicalistas de la Dinac dicen que no hace falta dar lugar a la inversión privada, porque la institución (estatal) lo puede hacer...

-IATA es un organismo internacional de las 230 compañías aéreas miembros, que mueven el 93% del tráfico mundial, que en su capital accionario hay todas las formas de propiedad. Tenemos compañías que son 100% estatales, 100% privadas y mixtas, y no se no se pronuncia respecto a la propiedad de las empresas o los aeropuertos.

Tendencia mundial. En segundo lugar, las modalidades de operación, ya sea de una compañía aérea o de una infraestructura aeroportuaria, hay también operadores que son 100% privados y 100% estatales. Ahora, en el caso de las compañías aéreas, la mayoría son privadas, y en el caso de los aeropuertos, la mayoría siguen siendo estatales; sin embargo, la tendencia mundial actual es que el Estado va asumiendo un rol subsidiario, donde decide “especializarse” en administrar bien el aparato estatal, generando políticas públicas transparentes, marcos normativos, actividades de tipo social relativas a la salud, la educación, la infraestructura vial, etc., y está delegando la operación de las infraestructuras aeroportuarias a entes privados, que en alguna medida reproducen el actuar de un ente estatal, pero de una manera más transparente, eficiente, y que estos puedan generar los ingresos adecuados, autofinancien el sistema o que dejen un margen.

-¿Podría explicarnos mejor las razones de esta tendencia mundial?

-En general, el Estado está mejor preparado para todo lo que es el marco normativo, para cumplir su función de contralor de las actividades que son de tipo social, mientras que los mejores resultados de las administraciones aeroportuarias se dan cuando el sector privado llega, pero con reglas del juego bien claras.

-Uno de los temores de los sindicatos es el despido masivo...

-Es respetable la posición de los sindicatos, porque obviamente siempre hay aprehensiones o temores de que vayan a haber despidos. En general, cuando se ha concesionado un aeropuerto a manos privadas en el mundo, no ha habido despidos, ni masivos, ni significativos.