El saldo de la deuda pública externa del Paraguay al 31 de julio de 2012, medido en dólares norteamericanos, asciende a US$2.179,4 millones. Se observa una disminución de 0,7% con respecto al saldo de junio de 2012 y de 5,4% con respecto al mismo mes del año anterior.

Durante el mes de julio se registró una transferencia neta negativa de US$23,9 millones, los desembolsos fueron US$2,7 millones y los servicios totales US$26,6 millones. Con estos resultados, los desembolsos y pagos acumulados al mes de julio de 2012 suman US$ 46,1 millones y US$ 136,6 millones respectivamente, con lo que durante el período se verificaron desembolsos netos negativos de US$90,5 millones.

Por otro lado, la deuda pública externa tendrá un incremento por unos US$170 millones por los recientes créditos aprobados en el Congreso. Además, podría tener un incremento el próximo año en unos US$500 millones, toda vez que se concrete la nueva emisión de bonos soberanos prevista por el Ministerio de Hacienda.

Cabe recordar que la próxima semana el ministerio de Hacienda realizará una presentación ante inversionistas internacionales de Estados Unidos. Se espera concretar negociaciones con compradores en noviembre y disponer efectivamente del dinero (unos US$500 millones) aproximadamente en febrero de 2013.

Entre los argumentos esgrimidos por la cartera fiscal sobre la importancia de esta emisión, es que al no tener bonos soberanos colocados afuera, el país no tiene imagen ante los inversionistas extranjeros. Paraguay es el único país de la región que hoy no tiene emisión externa; Bolivia lo experimentará el próximo mes de setiembre.

Un bono de un Estado tiene normalmente un plazo mínimo de 10 años y permite diversificar la fuente de financiamiento y la base de inversionistas para que se pueda reducir la dependencia de organismos internacionales de crédito.

Entre los proyectos a ser financiados con los fondos captados, el Gobierno apunta, entre otros, a la construcción de la doble vía en las Ruta II y VII Asunción-Ciudad del Este, cuyo costo rondaría los US$180 millones.