La deuda de la Municipalidad de Ciudad del Este (CDE) con el Banco Central al 31 de diciembre de 2011 ascendía a G. 617.096.939, mientras que los intereses que generaron la inyección de recursos que realizó el BCP a la municipalidad esteña casi duplicó el monto del capital, con G. 1.137.810.207, de acuerdo con los datos del balance financiero de la banca matriz. Esta y otras deudas que figuraban en el balance del Banco Central ahora forman parte del activo del Ministerio de Hacienda, mediante un acuerdo que se firmó el pasado jueves por la emisión de bonos perpetuos de la tesorería general por valor de G. 3,92 billones, unos US$867 millones, con lo que se da fin a un largo litigio que duró varios años.

Entre las entidades del Gobierno Central y las empresas estatales no financieras se generaron intereses a través del tiempo por G. 285.752.652.342, unos US$65 millones al cambio actual.

Otros casos

El informe financiero del BCP también resaltaba la deuda del Ministerio de Defensa con la entidad monetaria central, que al cierre del año 2011 ascendía a G. 34.966.055.363; mientras que los intereses sumaron al mismo lapso de tiempo G. 69.868.907.389. Lo mismo se dio con lo adeudado por el Ministerio de Agricultura, que sumó al cierre del año 2011 G. 34.966 millones, mientras que sus intereses sumaron G. 135.892 millones. Con respecto a las empresas estatales no financieras, se destacó lo adeudado por la Administración Paraguaya de Alcoholes por valor de G. 12.665.512.559, en tanto que sus intereses sumaron G. 26.674.321.395

Antecedentes

Según antecedentes, antes de la aprobación de la ley orgánica del BCP, cada vez que el Gobierno central requería de dinero para el pago de deudas recurría a la entidad monetaria para su cobertura.

Esto fue prohibido por la actual Ley 489/95, la cual solo permite dar adelantos presupuestarios que deben ser cubiertos en el transcurso del mismo ejercicio fiscal. Luego, con la aprobación de la Ley 3974/10, o de ley capitalización, se aprobó la emisión de bonos del Tesoro hasta un máximo equivalente al 6,25% del producto interno bruto (PIB), acuerdo que se ejecutó la semana pasada.

Dichos instrumentos servirán para capitalizar la entidad monetaria, y también cancelan la deuda interna histórica. A causa de las millonarias inyecciones que realizó la banca matriz para saldar dichas deudas, arrastra un déficit de US$ 460 millones en su patrimonio. Esta emisión no implicará un flujo de efectivo importante que va a desembolsar el Estado, solo los intereses equivalentes a un 0,25%, o unos US$2 millones en forma anual, pero recién a partir del año 2023.