Un mayor volumen de las reservas y un leve aumento en la tasa de interés que paga el Banco Internacional de Pagos (BIS) se apuntan entre las principales causas. Según los antecedentes, las ganancias de las reservas monetarias internacionales presentaron una fuerte disminución desde mediados de 2009. Cabe recordar que en ese mismo año, los intereses cobrados por las RIN disminuyeron 71% respecto a 2008, año en que las ganancias alcanzaron un máximo histórico de US$ 87,88 millones, según los datos. Luego, al cierre de 2010, los intereses cayeron 60% respecto a 2009, sumando tan solo US$10,41 millones como rentabilidad.

La razón por la que estas ganancias disminuyeron fue fundamentalmente la fuerte reducción de los intereses percibidos por las colocaciones, producto de la crisis financiera mundial, que obligó a los bancos internacionales a reducir sus tasas de interés, según los datos oficiales.

Sin embargo, en el transcurso del último año, los bancos internacionales, o la mayoría de ellos, elevaron sus tasas de interés al igual que el Banco Internacional de Pagos de Suiza (BIS), en el que están depositadas nuestras reservas. A diciembre de 2011, las RIN alcanzaron un nuevo récord al sumar US$4.984 millones, frente a US$4.168 millones que tenía en diciembre del año anterior. A pesar de que el BCP puede obtener mayores ganancias en otros bancos, hasta la fecha las reservas no pueden moverse del BIS por temor a un embargo debido a la deuda de Gramont Berres. El BIS pagaba en promedio 0,30% de interés anual, mientras que otros bancos pagan en promedio entre el 0,5% y 1%.

Composición. Las reservas están compuestas en un 71% por divisas en dólares colocados a plazo equivalentes a US$ 3.520 millones, en tanto que el 24%, correspondiente a otras monedas, también está a plazo, por valor de US$1.226 millones.

Completan la composición un 1% de valores en el metal precioso “oro”, equivalentes a US$33 millones, y 4% en otros valores, por US$205 millones.

Las reservas monetarias son la contrapartida que posee el ente bancario central por los billetes y monedas que circulan en el mercado.