En un comunicado publicado este lunes por la Cámara Paraguaya de Empresas de Productos Domisanitarios, Higiene Personal y Afines (Caedhpa) señala que se une al Centro de Importadores del Paraguay (CIP), la Cámara de Representantes e Importadores de Productos Farmacéuticos, Tocador y Afines (Cripfa) para solicitar el veto del Poder Ejecutivo, debido a que la ley “tendrá graves consecuencias si es promulgada, dado que sus artículos incluyen una serie de productos que nunca han utilizado tripolifosfato en sus formulaciones y que, sin embargo, deberán demostrar que no lo poseen, lo que es un requisito que no está contemplado por sus productores de origen.

Los gremios en conjunto señalan que ni los ministerios de Salud, ni las secretarías de ambiente de los países de origen contemplan en sus procedimientos la aclaración que los productos no contienen determinadas fórmulas químicas y hasta incluso, no tienen competencia sobre procedimientos comerciales. Sostienen que todos están a favor de la ley, pero con modificaciones que permitan la importación de productos que no contienen la materia prima en cuestión.

Al respecto, el titular del Centro de Importadores del Paraguay, Max Haber, señaló: “Creemos que la libre competencia permite a la población elegir productos nacionales o extranjeros, de mejor calidad y a mejores precios, por lo cual la puesta en vigencia de barreras paraarancelarias constituirá un freno total a la libre oferta de productos y por otro lado, servirá como un estímulo adicional a la ilegalidad”.

Advirtió que la ley, supuestamente, no hará otra cosa que encarecer numerosos productos que bajo la denominación de domisanitarios ingresaron gratuitamente a los alcances de esta ley, sin siquiera haber usado nunca el tripolifosfato en su composición.