Con este resultado, la inflación interanual se ubicó en un 4,4%, resultado menor a la tasa del 4,9% observado en diciembre del año 2011, y también inferior a la tasa del 7,8% verificada en el mismo mes del año anterior.

Según el BCP, el comportamiento de los precios de consumo durante el mes de enero de 2012 estuvo caracterizado por aumentos, pero leves, en casi todas las agrupaciones del índice, destacándose principalmente los incrementos verificados en las agrupaciones de alimentación y transporte.

Así, dentro de la agrupación alimentación se registraron subas de precios como las identificadas en harina, aceites, mantecas, carne de aves, embutidos y pescado. Dentro del mismo rubro se notaron también reducciones de precios como las apuntadas en la carne vacuna, menudencias, carne de cerdo, productos lácteos y azúcar.

La reducción de precio verificada nuevamente en carne vacuna sigue ligada a los exiguos niveles de demanda externa del producto, sumada al hecho de que una parte de la oferta exportable de carne vacuna ha sido destinada al mercado doméstico presionando los precios a la baja, y con ello la de los bienes sustitutos, según las encuestas realizadas en los centros comerciales.

Lácteos. Técnicos del Central explicaron que la baja de precios de los productos lácteos es un comportamiento que se observa desde el mes de agosto del año anterior. Según agentes del sector, es como consecuencia del importante crecimiento de la producción de lácteos verificado en el año 2011, en parte, estimulada por los programas sociales relacionados a la merienda escolar implementadas en los últimos años. Así, este aumento de los niveles de producción, sumado a la menor demanda estacional en verano, ha provocado un exceso de oferta que ha terminado por reducir los precios, aunque se espera que este comportamiento se revierta en la temporada de invierno, época de mayor demanda por productos lácteos.

Derivados del petróleo. Con relación a los bienes derivados del crudo, se destaca el ajuste de precio del gasoíl, el cual responde al comportamiento del dólar americano y a los precios externos del producto. No obstante, observando los incrementos a los combustibles desde el año anterior, los mismos más bien se explican por la alta cotización internacional del petróleo, considerando que el precio de los mismos en el año 2011 se incrementaron, en promedio, en 15,6%, mientras que la divisa americana terminó el año 2011 apreciado en 3,1%). El IPC de enero (dado que el ajuste se produjo durante la segunda quincena del mes de enero), incorpora la mitad del aumento verificado en el precio del gasoíl, por lo que la otra mitad del incremento quedará medido en el IPC del mes de febrero del año 2012.

Inflación subyacente. Finalmente, la inflación subyacente mensual (indicador que excluye los rubros volátiles de la canasta) se situó en un nivel inferior a la inflación total mensual (en 0,2%). Así, la inflación interanual en el mes de enero del año 2012, medida por este indicador, alcanzó una tasa del 3,7%, resultado inferior a la tasa del 4,2% verificado en el mes de diciembre de 2011.