De acuerdo con los pronósticos del Banco Central del Paraguay (BCP), el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita alcanzaría al cierre de este año unos US$3.649, frente a US$2.839 del año pasado, con el que se registra un nuevo récord en el ingreso de los paraguayos. De acuerdo con los cálculos de los técnicos, el aumento es de US$ 810 más que el año pasado.

Con este resultado el incremento del nivel de ingreso de los paraguayos a diciembre de este año, según las estimaciones de la banca matriz, será del 28% más que el año pasado. Los técnicos explicaron que este dinamismo en el ingreso per cápita se da como efecto del rendimiento de la economía paraguaya, que este año espera un crecimiento del 4%, mientras que el año pasado fue del 14,3%.

Por otro lado, este año también se notó una mayor apreciación del guaraní frente al dólar norteamericano, lo que da mayor poder de adquisición de dólares a la economía paraguaya.

Es importante señalar que esta expansión se viene dando en forma sostenida en los últimos años, excepto en 2009 cuando la economía sufrió un revés del 3,8% que impactó igualmente en el ingreso individual de los paraguayos. También se apunta que estos datos aún no incorporan la participación de las binacionales como base de cálculo del producto.

Si bien este año muestra nuevamente un resultado positivo, nos mantiene aún alejados de otras economías vecinas como de Argentina, que tiene un ingreso per cápita de US$14.200, Brasil con US$8.070 o Chile con US$14.300.

Expectativa estable. Gracias al buen desempeño de sectores como el comercio y servicios, y a pesar del impacto de la fiebre aftosa en las exportaciones de la carne vacuna, el Banco Central mantuvo su expectativa del crecimiento económico para este año en 4%, desde la revisión pasada de octubre. Este resultado se da sobre un crecimiento récord de la economía del 14,3% que se dio en el año 2010.

Para el 2011, los datos apuntan que el sector de servicios crecería al finalizar el año 5,7% destacándose las actividades comerciales, financieras y telefónicas. Mientras que en el sector primario se espera una expansión del 4,0% debido al buen año agrícola.

En contrapartida, en el sector secundario, la expectativa es que se contraiga un 0,5% por la caída en la actividad de los frigoríficos, debido a un menor volumen exportado. Por el lado de las construcciones, se vio una retracción debido a la escasez de oferta local de insumos (cemento). No obstante se vio un repunte importante en el último trimestre.