Un informe preliminar manejado por técnicos de Hacienda indica que de enero a diciembre del año pasado los funcionarios activos aportaron a la Caja de Jubilaciones más de 1,2 billones de guaraníes (US$281,7 millones al cambio de la víspera).

Los beneficios pagados a los jubilados de la administración pública, por su parte, superaron los 1,3 billones de guaraníes (US$300,4 millones).

El déficit (más gastos que ingresos) fue de 84.804 (US$18,7 millones), lo que se produce principalmente por el pago de la gratificación o aguinaldo.

El mayor saldo rojo se registra en el sector de militares con un 72%, le sigue el de policías con 45% y luego el sector de magisterio nacional (docentes del Ministerio de Educación), con 16%.

Este año el déficit crecerá tras los aumentos que concedieron a los uniformados activos, de 20% en el primer semestre y otros 20% en el segundo semestre.

El sector de funcionarios y empleados registra un superávit de 119%, el de Magistrados Judiciales 292% y el de Docentes Universitarios 69%.

Hacienda es la encargada de cubrir la diferencia negativa en la Caja Fiscal, destinando parte de la recaudación impositiva que aporta la ciudadanía para que los beneficios sean abonados mensualmente.

El resultado financiero no incluye los fondos que son destinados para el pago de pensión, que el Estado lo asume íntegramente.

La Caja de Jubilaciones arrancó este año con 44.392 beneficiarios, entre jubilados, retirados y herederos. En enero se destinó 108.807 millones de guaraníes para cubrir los beneficios.

Manifestación. Por otro lado, las viudas y herederos de veteranos de la Guerra del Chaco se manifestaron ayer frente a la sede de la Dirección de Pensiones no Contributivas (DPNC) de Hacienda, organismo que administra la pensión para este sector.

Rechazan los cambios introducidos en la reglamentación de la ley de presupuesto debido a que les limita el acceso a beneficios.