Nueva York/Asunción. Paraguay acordó este jueves vender US$500 millones en bonos internacionales a 10 años con un rendimiento del 4,625% en su debut en los mercados globales de crédito, publicó IFR, un servicio de información financiera de Thomson Reuters.

El rendimiento acordado se ubicó en la parte baja del rango de la guía revisada de precios de entre un 4,625% y un 4,75%, aunque hubo versiones en el mercado de que el interés superaría el 5%, precisó IFR.

Paraguay, uno de los países más pobres e inestables de Sudamérica, vería un fuerte repunte económico este año y el gobierno quiere aprovechar el apetito de los inversores por deuda de mayor rendimiento de emisores más pequeños de mercados emergentes.

La tasa paraguaya fue menor al rendimiento pagado por su vecino Bolivia, otro nuevo actor en los mercados globales de crédito que vendió en octubre US$500 millones en bonos a 10 años con un rendimiento de un 4,875%.

Los detalles sobre el precio final y el cupón se esperan para más tarde el jueves.

Pese al panorama económico más optimista para este año, Paraguay enfrenta muchos desafíos. Casi un tercio de sus 6,5 millones de habitantes vive en la pobreza.

La economía de Paraguay, dependiente de la agricultura, se contrajo un 1,2% el 2012 debido a una pobre cosecha de soja y a un brote de fiebre aftosa que golpeó a sus exportaciones de ganado, pero el banco central pronostica un rebote hasta un crecimiento del 10,5% en el 2013.

Sin embargo, pese al panorama económico más optimista para este año, Paraguay enfrenta muchos desafíos. Casi un tercio de sus 6,5 millones de habitantes vive en la pobreza. Además, es considerado uno de los países más corruptos del mundo y la inestabilidad política acosa a su joven economía.

El 2012, el ex presidente Fernando Lugo fue derrocado en un rápido proceso de impugnación que críticos y países vecinos dijeron que era equivalente a un golpe de Estado.

El actual presidente, Federico Franco, juró como jefe de gobierno hasta que se realicen elecciones el 21 de abril en las que probablemente se enfrentarán dos candidatos de centroderecha.

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's dio al nuevo bono una calificación de "BB-" y dijo que su panorama estable para el país refleja "nuestra expectativa de que Paraguay mantendrá políticas fiscales y monetarias cautelosas en los próximos años, mientras continúan fortaleciendo a sus instituciones relativamente débiles".