Asunción. El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, destacó nuevamente el histórico crecimiento económico alcanzado en 2010, aunque reconoció que la riqueza obtenida no benefició a todos por igual. Hay cuentas que saldar en el combate a la pobreza y el desempleo, refirió.

“Nos falta resolver viejos problemas que arrastramos desde hace más de dos centurias. Arrastramos deudas contraídas con la Independencia en lo social, económico, cultural”, manifestó Lugo al dar apertura al seminario “Construyendo la agenda de mediano y largo plazo para Paraguay en su Bicentenario”, realizado en el Carmelitas Center.

El mandatario nuevamente aprovechó para embanderarse con el crecimiento de 14,5% logrado el año pasado.

Aunque destacó el mérito privado, indicó que “nosotros realizamos un formidable esfuerzo productivo, hemos aprovechado bien los vientos a favor”.

Señaló que –a pesar de las cifras macroeconómicas positivas– la pobreza continúa en torno al 35% y la extrema pobreza en el 20%.

“Un crecimiento tan desigual entre sectores nos hace más vulnerables”, manifestó.

Este problema se suma a otros pendientes como la lenta creación de puestos de trabajo y la escasa institución social, agregó.