A través del plan financiero prevén recortes en torno a 6% del presupuesto de las instituciones componentes del Poder Ejecutivo y entes descentralizados que reciben transferencias del Tesoro, de acuerdo con lo anunciado por el viceministro de Administración Financiera de Hacienda, Manuel Acosta.

Los recortes equivalen a 1,2 billones de guaraníes (US$266 millones), para un presupuesto que aún con esta medida sigue con un desfinanciamiento de 2,8 billones de guaraníes (US$622 millones).

La mayor parte de este desfinanciamiento es producto de los aumentos salariales que fueron incorporados por el Parlamento, que representa un costo de 2,5 billones de guaraníes más con relación al año pasado. Como los salarios no pueden recortar, disminuyen la inversión social y la prevista para infraestructura.

Acosta había señalado que se ven obligados a recortar el presupuesto porque los recursos no alcanzan para cubrir todos los gastos aprobados por el Congreso y no disponen de nuevos instrumentos tributarios para recaudar más, como es el impuesto a la renta personal (IRP).

El plan financiero no afecta al Parlamento ni al Poder Judicial porque estos poderes tienen autonomía en el manejo de sus presupuestos, situación que reduce el margen de maniobras para controlar el déficit.

Fuertes críticas

La decisión tomada por Hacienda generó fuertes críticas desde la Universidad Nacional de Asunción (UNA), bajo cuya administración está el Hospital de Clínicas, y de las gobernaciones departamentales.

Las autoridades de la UNA anunciaron que presentarán ante la justicia una acción de inconstitucionalidad para evitar que se les recorten 46.000 millones de guaraníes, porque aseguran que con los fondos asignados el Hospital de Clínicas no podrá seguir funcionando.

Los titulares de los gobiernos departamentales, por su parte, a través del Consejo de Gobernadores, analizarán qué medidas tomarán para reclamar la reposición de los fondos aprobados por el Congreso. A las gobernaciones se les estaría recortando cerca de 100.000 millones de guaraníes en total.

La tijera afecta también a las 170 organizaciones no gubernamentales (ONG) presupuestadas, las que, de acuerdo con el proyecto, sus topes deberán ser similares a los del año pasado, lo que implica bajar de 73.253 millones de guaraníes a unos 45.000 millones de guaraníes los aportes que les transferirán en todo el año.

Los ingresos no alcanzan

Mediante el plan financiero el Ministerio de Hacienda establece topes de gastos a las instituciones públicas, en lo que se refiere a aquellos que son financiados con recursos del Tesoro (impuesto y royalties).

Esto se efectúa debido a que la estimación de ingresos es mucho menor a todo el gasto que debe financiarse con la recaudación.

Según Hacienda, la recaudación crecerá 15%, pero para cubrir el presupuesto debe subir 37%. Los gastos financiados con préstamos y los recursos propios de las entidades se mantienen tal cual fueron aprobados por el Parlamento.