Asunción. De acuerdo con los registros preliminares de la banca central, los servicios registraron la contribución más importante a la generación del PIB correspondiente al primer trimestre del año, seguido por las actividades  industriales y las construcciones.

El BCP estima un crecimiento del 4,5% para el 2015, mientras que la tasa de 2014 fue del 4,4%.

Los servicios promediaron una expansión del 5,4%; mientras que su participación en el índice global fue del 2,2%, gracias al buen desempeño de la mayoría de sus componentes, tales como el comercio, el transporte, el financiero, hoteles y restaurantes, servicios a las empresas y hogares.

Los analistas del BCP destacaron igualmente el rol del sector ganadero, que en el lapso de referencia creció 8,8%, 1,8% más que el resultado alcanzando en el primer trimestre de 2014.

El aumento se sustenta en el crecimiento en las actividades de cría y engorde de ganado bovino y de aves, así como en la buena producción de los tambos lecheros, explicaron.

En lo que respecta a las actividades industriales, la mayoría de sus ramas crecieron. Así, los ritmos de mayor relevancia se observaron en las agroindustrias, como las cárnicas, aceiteras, lácteas y molineras.

Además hubo buenos resultados en otras industrias, como textiles, minerales no metálicos, metal básico, de  productos químicos y papel.

La minería, por su parte, sigue con un ritmo favorable debido a su estrecho vínculo con la construcción. Las industrias presentaron una expansión interanual del 7,9%.

Del informe se desprende igualmente que el sector de construcción, por noveno trimestre consecutivo, presentó un comportamiento positivo, con una tasa interanual del 15,5%, que lo convierte en el de mayor crecimiento en estos tres primeros meses del año, sobre una índice del 14,7% que se registró en igual trimestre el año pasado.

Miguel Mora, economista jefe del Banco Central, dijo que el sector privado fue el mayor motivador del sector de las construcciones, al menos en esta primera parte del año. No obstante, se espera una mayor incidencia de las construcciones en el PIB en los siguientes trimestres, en lo que habrá una mayor participación del sector público, señalaron los especialistas.

La generación y distribución de electricidad y agua es uno de los sectores que registró una retracción en su evolución durante el primer trimestre del año.

Este sector presentó una caída interanual del 1,7%, influenciado por una disminución de la generación de electricidad por parte de las entidades binacionales Itaipú y Yacyretá, se explicó.

Algunas consultoras privadas dieron a conocer recientemente sus proyecciones económicas, por cierto muy por debajo de las del Banco Central (4,5%).

Por ejemplo, la consultora internacional PWC aseguraba que el crecimiento económico para este año estaría cerca del 2,7%; mientras que DENDE proyecta un 3,8%, como efecto de las caída de ventas en el sector comercial y la escasa dinámica de las obras en el sector público.