Buenos Aires. Moody's dijo que podría elevar en septiembre la calificación crediticia de Paraguay más de un escalón desde su actual nivel de B3, destacando el compromiso del país sudamericano con políticas fiscales estables y bajos niveles de endeudamiento.

Consultado sobre la calificación para la deuda de Argentina, actualmente B3 con perspectiva estable, Moody's explicó que continúan pesando los problemas institucionales pese a los buenos números macroeconómicos del país.

Gabriel Torres, analista senior de Moody's Investor Service, señaló además que Bolivia, con calificación B2 en perspectiva positiva, también podría ver su nota elevada, y destacó su alto nivel de reservas internacionales.

"Paraguay está en B3. En principio podría subir a B2 pero también podría ser que tomemos una decisión de subirlo más alto", indicó Torres en una entrevista con Reuters.

Una nota de la agencia dijo en junio que revisaría la capacidad del presidente Fernando Lugo de gerenciar las demandas domésticas sin debilitar la posición fiscal de Paraguay.

Este lunes la agencia Standard & Poor's elevó su calificación de la deuda en moneda extranjera y local de Paraguay a "B+" desde "B", y reafirmó la evaluación "B" para las calificaciones de corto plazo, otorgando al país sudamericano un panorama crediticio "positivo".

Sobre Bolivia, que como el resto de los países de la región se ha beneficiado del actual ciclo de altos precios de las materias primas, Torres sostuvo que "el próximo paso lógico sería, si se decide tomar, pasarlo a B1".

Situación de Argentina. Consultado sobre la calificación para la deuda de Argentina, actualmente B3 con perspectiva estable, Torres explicó que continúan pesando los problemas institucionales pese a los buenos números macroeconómicos del país.

"El problema es lo institucional, lo político", dijo.

Argentina contaba hace 15 años con una calificación soberana similar a las de Brasil y México, dijo Torres. Pero México y Brasil son más predecibles gracias a su consenso político, con lo que Argentina no cuenta.

Una de las instituciones más cuestionadas de Argentina es el Instituto Nacional de Estadística y Censos, Indec, acusado de manipular la inflación y otros indicadores.

Torres dijo que existen problemas serios si no se confía en los indicadores nacionales y añadió que las empresas y sindicatos ignoran los datos de Indec al negociar salarios.

Muchos economistas creen que la falta de datos certeros de inflación causó un incumplimiento de facto de los bonos argentinos indexados a la inflación.

Torres dijo que Moody's no llama a esto un incumplimiento por motivos técnicos.