Asunción. Paraguay anotó un déficit comercial de US$5.982 millones en el 2011, dijo este jueves el Banco Central, un aumento frente al saldo negativo de US$4.867 millones del año pasado.

El país sudamericano, cuarto exportador mundial de soja, anotó el año pasado un récord en las exportaciones principalmente de la oleaginosa y de las importaciones como resultado de un aumento del consumo de bienes duraderos.

El Banco Central dijo en un informe que Paraguay registró ventas al exterior por unos US$5.520 millones durante el 2011, un 21,8% más que en el 2010, cuando las exportaciones alcanzaron los US$4.533 millones.

En el 2010, el valor de las exportaciones paraguayas creció un 43,2% respecto al año previo.

Las importaciones llegaron a los US$11.502 millones en el 2011, un crecimiento del 22,4% respecto al año anterior. En el 2010, las importaciones habían crecido un 44,7%, dijo la autoridad monetaria.

La soja fue un factor clave para estos números, pues durante el 2011 ingresaron al país unos US$2.300 millones por la venta de la oleaginosa, un 44% más en comparación con el 2010, cuando entraron unos US$1.590 millones por la comercialización de la semilla.

El mercado de la carne vacuna tuvo una caída de 18% principalmente como consecuencia del foco de fiebre aftosa declarado en septiembre que paralizó las exportaciones. El país enfrenta nuevamente el desafío de controlar la enfermedad tras la aparición esta semana de un nuevo brote.

Según el Banco Central, Paraguay exportó unas 162.000 toneladas de carne vacuna equivalentes a unos US$754.000 millones en el 2011, menos que las cerca de 236.000 toneladas por unos 920.000 millones en el 2010.

Las importaciones cerraron también con un récord en el 2011, con un incremento importante en los bienes duraderos.

Las compras del Mercosur crecieron un 25% respecto al 2010, sumando US$4.850 millones, mientras que las adquisiciones al resto del mundo aumentaron un 42%, a US$3.224 millones.

La importación de automóviles creció un 42,5%, mientras que la de combustibles y lubricantes aumentó un 40,4%.