Asunción. El Índice de Precios al Consumidor (IPC) de Paraguay sumó un 0,3% en mayo, impulsado por alzas en algunos alimentos, una cifra que mantiene la tendencia de ralentización de los últimos meses, según informó el Banco Central.

En enero, el incremento fue del 1,4%, en febrero del 0,7%, en marzo del 0,5% y en abril del 0,3%, unos resultados en todos los casos superiores a las tasas registradas en los mismos meses del año pasado.

Los precios han subido un 3,3% en total desde enero en Paraguay, comparado con el 0,5% del mismo período de 2013.

La inflación interanual de mayo se ubicó en el 7%, 4 décimas más que la cifra de abril.

El Banco Central atribuye el incremento del IPC el mes pasado principalmente a la demanda por unos pocos bienes alimenticios de la canasta y en algunos servicios como la telefonía o el alquiler de vivienda.

También destacó el aumento del valor de la carne vacuna por la menor oferta producida por problemas en el traslado del ganado debido a las lluvias.

El pasado 15 de abril, el Banco Central decidió mantener sin cambios la tasa de interés de referencia, que había elevado en febrero hasta el 6,75%, puesto que a su juicio "las presiones inflacionarias se van disipando gradualmente".

La entidad aseveró entonces que "la inflación mensual va convergiendo a valores compatibles con la meta de inflación de la política monetaria" y por ello decidió hacer una pausa en el ciclo de ajuste.

Su meta de inflación es el 5%, con un intervalo de tolerancia de 2 puntos por encima o por debajo, frente al 3,7% registrado en 2013.

La previsión oficial de crecimiento de la economía para este año es del 4,8%, comparado con el 13,6% logrado en 2013, según la última revisión del Banco Central, algo menos que el 14,4% de su cálculo anterior.

El año pasado, el país se benefició de una gran cosecha por las buenas condiciones climáticas y un buen ambiente internacional para sus exportaciones, tras una contracción del 1,2% en 2012 por la sequía y un brote de fiebre aftosa entre el ganado.