El saldo de la deuda de la administración central cerró el primer cuatrimestre del año en poco más de US$5.362 millones, lo que implica un aumento de US$213 millones con respecto al monto total del primer trimestre, según los datos estadísticos del Ministerio de Hacienda.

El informe de la cartera fiscal muestra que el saldo de la deuda al 31 de marzo del presente ejercicio ascendía a más de US$5.149 millones, en tanto que al finalizar abril el monto superó US$5.362 millones. Los datos corresponden a la administración central, que está conformada por las instituciones componentes de los tres poderes del Estado: Legislativo, Ejecutivo y Judicial, más la Contraloría General de la República y la Defensoría del Pueblo. No incluye la deuda correspondiente a las entidades descentralizadas, como la empresas públicas, entidades financieras oficiales, entes de seguridad y otros.

Externa e interna. Del monto total al cierre de abril, corresponde a la deuda externa más de US$3.942 millones, que creció US$277 millones con relación a marzo, dentro del cual la mayor parte es por la emisión de bonos soberanos en el mercado internacional.

En lo que respecta a la deuda interna, suma US$1.420 millones, que implica una reducción de US$63 millones con respecto a marzo. Los compromisos internos incluyen préstamos y bonos negociados en el mercado local, a través del Banco Central del Paraguay y la Bolsa de Valores y Productos de Asunción SA (BVPASA). Los bonos locales se utilizan en su mayor parte para cubrir deudas vencidas de bonos emitidos en años anteriores, lo que comúnmente se denomina “bicicleteo”.

El informe de Hacienda señala que en el primer cuatrimestre se pagaron US$164,8 millones por la deuda, tanto a organismos multilaterales, bilaterales como a tenedores de bonos del Tesoro. De este monto, US$88,5 millones fueron por deuda externa y US$76,4 millones por la deuda interna.

Alertan. Los analistas económicos, como el exministro de Hacienda, César Barreto; Julio Ramírez, del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (Cadep); Luis Rojas, de la Sociedad de Economía Política del Paraguay (Seppy), entre otros, alertan sobre el peligro que representa este ritmo de endeudamiento que registra el gobierno de Horacio Cartes.

Consideran que si no se pone freno a este acelerado proceso de deudas, podría volverse insostenible en el mediano plazo.

Para Barreto, el ritmo de endeudamiento debe respetar lo que dispone la ley de responsabilidad fiscal, en cuanto a tope de déficit de 1,5% del PIB, para no tener problemas en el futuro.

Más emisiones en 2016. Las instituciones públicas empiezan a elaborar desde esta semana sus respectivos anteproyectos de presupuestos para el ejercicio 2016, que servirán de base para el proyecto de presupuesto que se presentará al Congreso el 1 de setiembre.

El ministro de Hacienda, Santiago Peña, ya adelantó que el próximo año se recurrirá de nuevo a la colocación de bonos del Tesoro para cubrir deudas que vencen, así como el pago de los intereses. Por lo menos, dijo el ministro, se requerirán de unos US$350 millones de bonos para cubrir los compromisos, operación que no pasa de ser un “bicicleteo” de las cuentas públicas, con la cual se transfiere la pesada carga a las futuras generaciones.