Las reservas internacionales netas (RIN) cerraron el año 2012 con una leve caída, luego de mantener por nueve años consecutivos un crecimiento sostenido. Este estancamiento en el volumen de los ahorros de país se debe a un menor ritmo del comercio exterior en el año cerrado y a las intervenciones que realizó la banca matriz para equilibrar la cotización de la divisa norteamericana, según las explicaciones de los propios técnicos del BCP.

El total de los ahorros del país sumaron al cierre del 2012 US$4.968 millones, US$16 millones menos que el monto correspondiente al cierre del 2011, cuando sumó US$4.984 millones, de acuerdo con los datos de la banca matriz. Este volumen de las reservas representa el 19,8% del producto interno bruto (PIB) del país.

De acuerdo con el histórico del Banco Central, en el 2004 las reservas alcanzaron un pico de US$1.168 millones; luego al cierre del 2005 sumaron US$1.297 millones, US$1.702 millones en el 2006, US$2.462 millones en el 2007, US$2.864 millones en el 2008, y US$3.861 millones en el 2009, a pesar de la caída del 3,8% en el PIB en ese año. Luego alcanzó US$4.168 millones en el 2010, y en el 2011 las reservas alcanzaron un nuevo pico al cerrar en US$4.984 millones.

Venta de dólares

Solo entre enero y abril del año pasado el Banco Central vendió al mercado financiero paraguayo unos US$391.945.000; mientras que entre noviembre y diciembre también realizó intervenciones casi por la misma cantidad, con lo que buscaba cortar las oscilaciones bruscas que se dieron en relación a la cotización del dólar frente a la moneda local. Esos dólares salen de las reservas, lo que explica en parte la caída en el volumen total de las RIN al periodo señalado. La divisa norteamericana cerró cotizando en G. 4.350, 2% menos frente a la cotización con la que había cerrado en diciembre de 2011 con G. 4.430. Otros egresos de divisas que se realizan de las reservas internacionales son los pagos de la deuda pública externa, extracción de depósitos en cuenta corriente del sistema bancario en el BCP, uso de fondos (Focem), extracciones del sector público en el BCP e importaciones realizadas vía Aladi.

En cuanto a la distribución de la RIN, es importante destacar que la mayor parte de los recursos están en dólares, alrededor del 68,9%, mientras que el 17,5% está en otras monedas. Pero la sorpresa en el 2012 fue el aumento de participación del oro en la canasta de las reservas, con un 9,3%, cuando antes no llegaba al 1%, y el resto se distribuye en otros valores. Ante el escenario de volatilidad de las principales monedas, como el dólar y principalmente el euro, el Banco Central decidió diversificar sus valores para resguardar el capital del país. La posición en el metal precioso fue una de las opciones con crecimiento más auspicioso, más de 1.000% en el lapso de un año.