La Habana. La Asamblea Nacional de Cuba aprobó este lunes un plan de reformas impulsado por el presidente Raúl Castro para reactivar la frágil economía de estilo soviético del país y levantar algunas restricciones sobre la vida de las personas, aunque garantizando la supervivencia del socialismo.

Las 313 reformas, muchas de las cuales se han puesto en marcha, fueron discutidas inicialmente en un congreso del gobernante Partido Comunista en abril.

Hay otras medidas propuestas que están en estudio y concentran muchas expectativas de los cubanos, como permitir por primera vez a los residentes de la isla viajar como turistas al extranjero.

"En la actual política, está presente el concepto de que el socialismo significa igualdad de derechos y de oportunidades para todos los ciudadanos, pero no igualitarismos", dijo ante el plenario el presidente de la Comisión parlamentaria de Asuntos Constitucionales y Jurídicos, José Luis Toledo, según la prensa local.

Raúl Castro, vistiendo guayabera blanca, encabezaba este lunes la reunión plenaria del Parlamento que reúne a unos 600 diputados que examinan la marcha de las reformas. Estas iniciativas han debido enfrentar ineficiencias en la planificación y la burocracia, según una reciente reunión del Consejo de Ministros.

La prensa extranjera acreditada en Cuba no fue convocada a la primera de las dos sesiones anuales del Parlamento Nacional.

Entre las reformas que se ejecutarán en un plazo de cinco años se incluye el recorte de más de un millón de empleos estatales, lo que reducirá el papel del Estado en sectores como el comercio minorista, transporte y construcción en favor de la pequeña empresa privada e impulsará la descentralización de la agricultura.

Los cubanos también ponen ojos en la compraventa de casas y automóviles por primera vez en medio siglo en la isla, un mercado que ha estado prohibido durante décadas.

El 90% de la economía local está controlada por el Estado.

La sesión del Parlamento llega un día después de efectuado un pleno del Comité Central del Partido Comunista, en el cual el mandatario cubano instó a respetar "discrepancias" y "métodos y estilos de trabajo", según reportó la televisión local.

"Un cronograma de trabajo dirigido a implementar antes del 2015 los lineamientos (reformas) se presentará en septiembre a la dirección del país encargada de conducirla", dijo Marino Murillo, vicepresidente del Consejo de Ministros.

Castro, de 80 años y que reemplazó en la presidencia a su hermano Fidel en el 2008, sostiene que las reformas económicas son necesarias para mantener el sistema socialista, hasta ahora comandado por la generación histórica de la revolución de 1959.