Tokio. El parlamento de Japón aprobó este lunes un presupuesto de emergencia de cuatro billones de yenes (US$50.000 millones) para aliviar la situación dejada por el terremoto y tsunami del 11 de marzo, un pago inicial del que sería el mayor esfuerzo público del país en seis décadas.

El costo total de los daños causados por el desastre natural más caro de la historia sería de US$300.000 millones y el presupuesto de emergencia será seguido por más paquetes de gastos para reconstrucción.

Los partidos de oposición apoyaron la primera ronda de gasto para financiar obras como la remoción de escombros en el noreste del país y la construcción de viviendas temporales.

Pero alcanzar un acuerdo sobre paquetes subsecuentes posiblemente será más complejo debido a que el financiamiento involucraría alzas impositivas y toma de prestamos en el mercado de bonos.

Esto sería una gran carga para Japón, que ya debe lidiar con una deuda pública que duplica su economía de US$5 billones.