Caracas. La inflación anual en Venezuela alcanzó por primera vez los cuatro dígitos y cerró 2017 en 2.616%, según un cálculo del Parlamento controlado por la oposición, que durante el año pasado hizo un seguimiento ante la falta de información oficial.

Según la medición de la Asamblea Nacional publicada este lunes, en diciembre los precios al consumidor aumentaron un 85% en el país petrolero, que también está sumido en una larga recesión económica.

Los economistas consideran que un país sufre de hiperinflación cuando la tasa mensual supera el 50% o ha tenido tasas anuales superiores a tres dígitos por tres años consecutivos.

"La inflación sólo de diciembre es mayor que la acumulada (en el año) en toda Latinoamérica", dijo el diputado opositor José Guerra en su cuenta de Twitter.

Sin ofrecer datos sobre los resultados de la economía en 2017, el gobierno socialista de Nicolás Maduro ordenó en los primeros días del año un aumento del salario mínimo de un 40% y la rebaja de precios en supermercados.

El Banco Central del país sudamericano dejó de informar mensualmente sobre la evolución de los precios desde hace dos años, pero reconoció tasas de inflación de un 180% y un 240% en 2015 y 2016, respectivamente.

El Gobierno del presidente Nicolás Maduro responsabiliza a los empresarios privados de inflar precios para desestabilizar su gestión y denuncia que las sanciones financieras impuestas por Estados Unidos bloquean las importaciones de alimentos y medicinas.

Sus adversarios en el Congreso dicen que la inflación récord es producto del financiamiento que otorga el Banco Central al gobierno, en medio de una contracción económica que tras cuatro años también sigue profundizándose, según sus cálculos.