Atenas. El Parlamento griego aprobó este lunes una ley de austeridad profundamente impopular para asegurar un segundo rescate financiero de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional para evitar una cesación de pagos desordenada.

Antes del voto en el Parlamento se desataron graves actos de violencia en las calles de Atenas y se propagaron a otros poblados y ciudades, incluyendo las islas turísticas de Corfú y Creta.

La ley establece recortes de 3.300 millones de euros (US$4.350 millones) en salarios, pensiones y empleos sólo para este año.