Ginebra. Las potencias comerciales que se han embarcado en un intenso empuje buscado por los líderes políticos para alcanzar un nuevo acuerdo comercial deben ir más rápido si quieren tener una esperanza para terminar con la ronda de Doha este año, dijo este miércoles el jefe de la OMC, Pascal Lamy.

Los ministros de Comercio que se reunieron en la ciudad de Davos en Suiza la semana pasada, acordaron presionar por un bosquejo del acuerdo y decirle a sus negociadores en la Organización Mundial de Comercio que muestren suficiente flexibilidad para resolver las conversaciones de larga data.

Pero el director general de la OMC, Pascal Lamy, comentó en una reunión del organismo comercial de 153 miembros para revisar el avance de las conversaciones de nueve años, que es necesario moverse en lo esencial de las negociaciones reales, así como también un cambio de ánimo.

"La mejora de la atmósfera es buena e importante, pero no vamos a avanzar sólo en el aire", indicó.

Lamy señaló que estaba claro que los amplios grupos de negociación que trabajan para derribar las barreras comerciales en áreas como la agricultura, bienes industriales y servicios estaban trabajando duro.

Pero se debe hacer mucho más en las conversaciones bilaterales y discusiones entre los pequeños grupos de participantes clave y de gran importancia para un acuerdo, y esto podría requerir dar y recibir, dijo.

Las conversaciones de Doha se lanzaron a fines del 2001 para impulsar la economía mundial y ayudar a prosperar a los países pobres a través del comercio.

Desde entonces han estado atascadas en repetidas oportunidades, la última vez fue en julio del 2008, y los diplomáticos comerciales en la reunión del miércoles dijeron que el 2011 probablemente sea la última oportunidad para alcanzar un acuerdo.

Escala de ambición. Un tema en las conversaciones ahora es si es suficiente ajustar las negociaciones que se diseñaron en el 2008, o si se necesitan cambios mayores para un acuerdo.

Estados Unidos y la Unión Europea dijeron que que los textos del 2008 tienen muchas lagunas, pero muchos países en desarrollo están cautelosos de reabrirlos por temor a perder lo que han ganado hasta ahora.

Las grandes economías emergentes como China, Brasil e India señalan que lo que ya está en la mesa representa un buen equilibrio, y si los países ricos quieren más deben pagar con concesiones.

Si los países ricos quieren un mejor acceso a los mercados de bienes industriales o más liberalizaciones de servicios en las economías emergentes, el embajador de Brasil, Roberto Azevedo, dijo en la reunión que deben ofrecer algo en agricultura, una referencia a los altos subsidios agrícolas de Estados Unidos y la UE que los países en desarrollo dicen distorsionan el comercio.

"Si todos entendemos y aceptamos esto, estamos en buen estado para el último empuje", agregó.

Los miembros de la OMC esperan producir nuevos borradores de textos como base para un acuerdo para fines de abril y alcanzar un esbozo del acuerdo en julio.