Davos. Las tensiones cambiarias no han perjudicado hasta ahora al comercio, pero hay un riesgo de que el tema pueda incrementar las presiones proteccionistas, dijo el jefe de la Organización Mundial de Comercio.

El secretario general de la OMC, Pascal Lamy, dijo que esperaba que las tensiones actuales, que llevaron al ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, a advertir en contra de una guerra de divisas, continúen.

"Por el momento la tensión no ha dado como resultado perjuicios en el comercio o abierto un nuevo frente, por el momento", recalcó a los periodistas. "Pero el riesgo existe", agregó.