El costo de la deuda pública venezolana es cada vez más alto. Dos años atrás, Pdvsa colocó bonos a una tasa de 5,125%; en 2010 a 8,5% y en los títulos que se colocaron el viernes pasado, por un monto de US$3.000 millones, la petrolera venezolana se compromete a pagar 12,75%, la tasa más alta en la historia económica del país y de Latinoamérica en el momento actual.

El mercado de divisas en Venezuela está siendo parcialmente abastecido a través de emisiones, lo que ha hecho que el endeudamiento público de Venezuela continúe su acelerado crecimiento.

Mantener el dólar en el mercado paralelo no tan distanciado del tipo de cambio oficial le está resultando al país -y de manera particular a Pdvsa- muy costoso, hecho que se refleja en las altas tasas de interés que se han tenido que pagar por las últimas emisiones de Pdvsa, lo que permite que la venta de estos bonos en el mercado secundario, tal como el Pdvsa 2022, pueda hacerse a un precio mayor y el dólar resultar más barato.

Por ejemplo, si el precio de venta en el mercado secundario del bono Pdvsa 2022 es de 82% (dado el alto rendimiento del bono), el tipo de cambio implícito sería de Bs.F. 5,30 por dólar.

La deuda de Pdvsa y la República ha aumentado sustancialmente en un período de altos precios del petróleo, lo que señala la falta de divisas por la que atraviesa el país. Actualmente, la deuda pública venezolana dolarizada (DPV-$) se coloca en US$161.434 millones.

China se convierte en el principal acreedor del país, pero los pagos no se hacen en dinero sino mediante el envío de crudos o productos derivados. De no aumentarse la producción petrolera del país, los envíos a China, Petrocaribe y Cuba impactarán negativamente, aun más, el flujo de caja de Pdvsa. El año pasado vimos crecer los ingresos por exportación petrolera en US$6.610 millones, básicamente como consecuencia del aumento de los precios de la cesta petrolera venezolana de 15,68 dólares, pues la producción petrolera registró una caída de 4%.

En términos del tamaño de la economía, la carga total de la deuda pública empieza a mostrar signos de preocupación, pues de acuerdo con estas cifras, la deuda pública venezolana dolarizada representa el 69,2% del PIB, hecho que comienza a generar preocupación en el mercado internacional sobre la capacidad de pago del país en el mediano plazo.

Se espera que este año el Gobierno y Pdvsa emitan deuda por el orden de $15.000 millones para compensar la escasez de divisas. Esta cifra no está incluida en el cálculo anterior.