Washington. Los nuevos pedidos de bienes duraderos hechos en Estados Unidos subieron más de lo esperado en abril, impulsados por las órdenes de costosas aeronaves, mostraron este miércoles datos del Gobierno, aunque cayeron por primera vez en tres meses al excluirse el sector transporte.

El Departamento de Comercio dijo que los nuevos pedidos de bienes duraderos, excluyendo bienes de transporte cayeron 1%, tras crecer 4,8% en marzo.

El mercado esperaba que este segmento anotara un alza de 9,5%, desde el dato reportado inicialmente de un incremento de 3,5%.

Sin embargo, los pedidos de bienes manufacturados para larga duración a nivel general subieron 2,9% a US$193.890 millones, el nivel más alto desde septiembre de 2008, tras un dato plano en marzo.

Analistas consultados por Reuters esperaban que las órdenes de bienes duraderos subieran 1,3% en abril, desde el dato preliminar de marzo de un declive de 1,2%.

No obstante, los analistas se mostraban temerosos de que la crisis fiscal europea pueda afectar la economía global, desacelerando la recuperación doméstica.

"Ahora acumulamos cinco trimestres de incrementos, y esa es una buena señal de transición desde una recuperación hacia el crecimiento sostenible", dijo John Canally, estratega de inversión de LPL Financial en Boston.

"Es demasiado pronto para medir el impacto de la crisis europea (...) probablemente vamos a tener que esperar hasta mayo o incluso julio para ver un impacto", añadió.

Tras conocerse el dato, el dólar amplió sus ganancias frente al euro. Las acciones en Wall Street se mantuvieron al alza, mientras que los precios de los bonos del Tesoro conservaron sus pérdidas.

Boeing Co recibió 34 pedidos por su avión 777 el mes pasado, según información en el sitio web de la compañía, menos que los 43 pedidos por su 737 en marzo.

Los pedidos de vehículos aumentaron 1,6% tras un incremento de 4,5% el mes anterior.

Los pedidos de bienes duraderos son un indicador anticipado del ritmo de las manufacturas, que da una buena medida sobre la salud general de los negocios.

Las manufacturas lideran la recuperación de la economía estadounidense desde la peor recesión desde la década de los 30, pero los consumidores también están aportando su grano de arena, especialmente debido a las mejorías del mercado laboral.

Los pedidos de bienes de capital por fuera del sector defensa, un indicador considerado una aproximación al gasto empresarial, cayeron 2,4% el mes pasado, tras ver un incremento de 6,5% en marzo. Los mercados esperaban un aumento de 1% en abril.

Por otra parte, los inventarios de bienes duraderos crecieron 0,7%, tras ver un incremento de 0,6% en marzo. Las exportaciones, que entran en el cálculo del PIB, crecieron 1,4% en abril.