Los pedidos de quiebra de empresas brasileñas presentaron en abril un aumento de 24% en comparación con el mismo mes del año pasado, informó este martes la consultora Serasa Experian.

En todo el país fueron registrados el mes pasado 161 pedidos de quiebra, el mayor número de 2015 y el peor resultado para el mes en los últimos tres años.

Con relación a marzo, los pedidos de abril representan un aumento de 15%.

De acuerdo con los analistas de Serasa Experian, el bajo dinamismo de la economía, el aumento continuo del costo financiero de las empresas, el alza del dólar y el aumento de los costos con energía eléctrica y combustibles perjudican la salud financiera de las empresas.

Entre los pedidos de quiebra del mes pasado, 85 correspondieron a micro y pequeñas empresas, 33 a medianas empresas y 43 a grandes empresas.

A su vez, los pedidos de recuperación judicial sumaron en abril 98 solicitudes, con aumento de 30% ante marzo.

Las micro y pequeñas empresas lideraron con 54 pedidos, seguidas por las medianas, con 29, y las grandes empresas, con 4.

La economía brasileña atraviesa una fase de retracción, con una previsión de caída del Producto Interno Bruto (PIB) de 1,18% este año, luego de un modesto crecimiento de 0,1% el año pasado.