Brasilia. El sector público brasileño registró un déficit de 5.515 millones de reales (US$2.700 millones) en noviembre, lo que aleja la posibilidad de que el Gobierno cumpla su objetivo fiscal para el año.

Entre enero y noviembre la mayor economía de América Latina acumula un superávit primario de 82.700 millones de reales (US$40.300 millones), por debajo de los 126.800 millones (US$61.828 millones) del mismo período del 2011 y muy lejos de la meta anual de 139.800 millones (US$68.166 millones).

El resultado primario es un indicador que los inversores siguen con atención porque mide la capacidad de un país de cumplir con su deuda.

El Gobierno ha dicho que recurrirá a métodos contables alternativos para cumplir con su meta, aunque esa maniobra contable le permitirá reducir la meta fiscal en 25.600 millones de reales (US$12.482 millones).

El superávit primario en los 12 meses hasta noviembre fue equivalente a un 1,93% del Producto Interno Bruto de Brasil, frente al 2,25% del mes anterior.

La deuda pública representó un 35% del PIB, desde el 35,2% en octubre.

Menos recaudación. Este año la posición primaria del país se ha visto lastrada por la brusca desaceleración de la recaudación de impuestos tras una serie de exenciones tributarias que otorgó el Gobierno para reavivar a la economía.

No obstante, el esperado repunte del crecimiento económico que se produciría el año próximo debería ayudar al Gobierno a recuperar algo de terreno.

"En el área fiscal, esperamos un superávit primario como proporción del PIB en 2013 levemente mejor que (el de) este año", escribió Octavio de Barros, economista jefe de Bradesco en Sao Paulo, en un reporte emitido la semana pasada.

"Eso se debe principalmente a que la actividad económica se está reactivando, lo que debería más que compensar las exenciones tributarias", agregó.