El presidente de México, Enrique Peña Nieto, anunciará el martes un decreto para estimular el regreso de capitales no declarados que se encuentran en el extranjero para lo cual ofrecerá un impuesto preferente por seis meses, según un documento difundido por la presidencia.

La medida establece una tasa de repatriación del 8% a aquellos residentes en el país que mantienen capitales en el exterior, muy por debajo de las vigentes del 30% y 35% para personas morales y personas físicas, respectivamente.

Otros países latinoamericanos como Chile y Argentina han aplicado medidas similares para incrementar la recaudación impositiva.

Los ingresos que retornen al país podrán gozar del impuesto preferencial si son invertidos y permanecen al menos dos años en México, en un programa que los empresarios estiman que generaría inversiones por US$10.000 millones, dijo el documento de presidencia.