Hong Kong, EFE. El presidente de México, Enrique Peña Nieto, inició en Hong Kong su primera gira asiática, un viaje cuyo principal objetivo es estrechar lazos económicos y comerciales (especialmente en el sector energético) así como fomentar las inversiones en el país americano.

Peña Nieto, que recientemente cumplió cien días como jefe del Ejecutivo, llegó a Hong Kong en una visita de cuatro días a China, en la que se busca también consolidar las exportaciones de hidrocarburos a la región asiática, que actualmente llegan de forma esporádica.

"Estoy convencido de que México debe reforzar sus alianzas con sus socios asiáticos, donde se encuentran algunas de las economías más dinámicas del mundo y son un verdadero motor del crecimiento y la innovación," explicó Peña Nieto a la prensa hongkonesa en vísperas de su llegada.

Durante la escala en Hong Kong del presidente latinoamericano, que duró menos de 24 horas, éste se reunió, entre otros, con el jefe de gobierno de la antigua colonia británica, Leung Chun-ying.

México es el segundo mayor socio comercial en América Latina de Hong Kong, "independiente" de China en materia comercial.

Uno de los objetivos concretos de la visita a Hong Kong es reforzar la ruta comercial aérea entre México y la antigua colonia británica.

Los lazos entre México y Hong Kong se han intensificado en los últimos tiempos, como demostró el pasado 1 de abril la entrada en vigor del acuerdo para evitar la doble imposición entre ambos con el objetivo de prevenir la evasión fiscal, un hecho que convirtió a México en el primer país latinoamericano en firmar un tratado así con la antigua colonia británica.

El acuerdo fue firmado por el ministro de Hacienda de México y el máximo responsable de Finanzas del gobierno de Hong Kong durante la cumbre del G20 que tuvo lugar en la ciudad mexicana de Los Cabos, en junio de 2012.

Peña Nieto pondrá rumbo mañana, sábado, a la isla tropical de Hainan, para participar el domingo junto a otros líderes de gobierno, entre ellos el presidente peruano Ollanta Humala, en el Foro de Boao, un "Davos asiático" que este año busca soluciones a la crisis que beneficien a todos los países, y no a unos sobre otros.

Antes el presidente mexicano se reunirá con el presidente de China, Xi Jinping, y con otros líderes también asistentes al Foro de Boao, como el propio Humala y la primera ministra de Australia, Julia Gillard.

Las reuniones entre Xi y los presidentes peruano y mexicano serán el primer contacto entre Latinoamérica y el nuevo liderazgo chino salido del relevo de poder de marzo.

Además, el domingo Peña Nieto y Humala presidirán una conferencia sobre Latinoamérica en el foro.

La elección de China como uno de los primeros destinos exteriores de Peña Nieto no es casual, teniendo en cuenta que la potencia asiática es el segundo socio comercial de México, sólo por detrás de Estados Unidos, y copa un 15 por ciento de las importaciones que llegan al país latinoamericano.