Cali, EFE. El presidente de México, Enrique Peña Nieto, resaltó en la apertura de la VII Cumbre de la Alianza del Pacífico, en la ciudad colombiana de Cali, que este bloque representa una oportunidad para combatir el gran desafío de la desigualdad en América Latina.

Peña Nieto, cuyo país es integrante y fundador de la Alianza del Pacífico junto a Colombia, Chile y Perú, destacó así "el enorme potencial que tiene el acuerdo" hecho por "cuatro países hermanos".

Y al tiempo auguró un próspero futuro económico para estas dinámicas economías latinoamericanas, al reconocer que hay "desafíos importantes para las regiones, como el rezago social, el de la pobreza y, especialmente, el de la desigualdad social".

"Creemos que la ruta para cambiar esta condición es fortalecer el crecimiento económico de manera sostenida porque ha sido clave para los países de mayor desarrollo y la palanca más importante para propiciar desarrollo y condiciones de mayor igualdad", observó el mandatario mexicano.

Por eso, advirtió de que Colombia, Chile, México y Perú, así como los nueve países observadores (Costa Rica, Panamá, Guatemala, Uruguay, España, Japón, Australia, Nueva Zelanda y Canadá), están ante "una oportunidad" para "fortalecer el crecimiento", que "derivará en condiciones de mayor prosperidad para nuestros pueblos".

Peña Nieto señaló además ante sus colegas, reunidos en el Club Campestre de Cali, una exclusiva zona de recreo, que la Alianza del Pacífico deparará mucho más que una integración comercial de libre tránsito de personas, pues "contribuirá a la fraternidad que une a nuestros pueblos.