Washington. La economía estadounidense está cobrando fuerza a medida que el año se acerca a su fin, lo que permite elevar en optimismo ante las perspectivas para 2011, según sugieren datos publicados este viernes por dos firmas de investigación económica.

El índice para Estados Unidos de los indicadores económicos anticipados del instituto The Conference Board subió 1,1% el mes pasado, el mayor aumento desde marzo y el quinto avance mensual consecutivo. La lectura estuvo en línea con las expectativas de los economistas.

Por otra parte, el Instituto de Investigación del Ciclo Económico, ECRI, dijo que su medidor del crecimiento a futuro subió a su mayor nivel desde mayo.

Estos datos representan los últimos indicios de una estable, aunque quizás errática, mejoría en las perspectivas para la economía tras un verano boreal en ascuas. Las ventas minoristas en particular han sido sorprendentemente fuertes, aumentando las esperanzas sobre el gasto del consumidor.

"La economía de Estados Unidos está mostrando destellos de vida a fines de 2010", dijo Ken Goldstein, economista del grupo. "Los indicadores apuntan a una moderada recuperación tras un lento desempeño en el invierno" boreal, agregó.

Mirando hacia adelante, el panorama a mediano plazo podría opacarse por la debilidad en el mercado inmobiliario y el empleo.

Por el momento, el optimismo sobre la economía recibió un espaldarazo tras la aprobación en el congreso estadounidense de un acuerdo entre el presidente Barack Obama y los republicanos para ampliar los recortes de impuestos adoptados por el gobierno anterior, aunque la medida también genera temores sobre las perspectivas para el déficit presupuestario.

A pesar de las objeciones de varios parlamentarios demócratas, la Cámara de Representantes aprobó la noche de este jueves por votación de 277-148 el paquete que permitirá ampliar las rebajas de impuestos y extender los beneficios para desempleados y que tendrá un costo cercano a los US$858.000 millones.

El Producto Interno Bruto de Estados Unidos creció 2,5% en el tercer trimestre, pero el avance no fue suficiente para reducir la tasa de desempleo, que subió al 9,8 por ciento en noviembre.

Sin embargo, el positivo panorama derivado de algunos indicadores ofreció un punto positivo.

"El alza en noviembre es consistente con el mensaje de una aceleración en el crecimiento, como hemos visto en otros indicadores. Hay mucha más fuerza de la que vimos durante la primavera (boreal), especialmente en el mercado laboral, pero aún hay fragilidad", dijo James O'Sullivan, economista jefe de MF Global en Nueva York.