Lima. La reciente Encuesta de Crimen Económico y Fraude 2018 de la consultora PwC, reveló que al menos el 55% de las empresas peruanas ha sido víctima de fraude o delitos económicos en los últimos dos años.

Según publica Gestión, el delito más frecuente que sufrieron las empresas, fue la de apropiación ilícita de activos. En segundo lugar se ubicaron los fraudes cometidos por los clientes, que implican falsificar información para obtener algún beneficio.

Mientras que la corrupción y pago de sobornos para adjudicarse proyectos y/o evitar una multa, aparece como el tercer delito más recurrente.

El sondeo añadió que el 36% de las empresas sujetas a estudio han afrontado entre US$50.000 y US$1 millón por los delitos más graves. Las mayores pérdidas (entre US$5 millones y US$50 millones) ocurrió solo en el 8% de las compañías.

Los trabajadores de mando bajo aparecen en el estudio como los principales perpetradores de fraudes en las empresas, con el 43%; seguidos por los empleados de rango medio con 37%. Los miembros directivos se ubicaron en tercer lugar con el 13%. 

En cuanto a los sobornos, el 11% de las firmas peruanas señaló que se les ha pedido un soborno y el 62% dijo que esto no les había ocurrido en los últimos dos años.

El 13% de empresas indicó que perdió una oportunidad en Perú frente a un competidor que pagó un soborno y el 44% señaló que no ha sufrido esta situación.