Lima. El Banco Central de Perú elevará partir de julio el encaje bancario en moneda nacional y extranjera, medida que restaría liquidez al mercado en un contexto en que la moneda local se aprecia y la economía local se recupera fuertemente.

El ente emisor también aumentó la tasa de encaje para los créditos del exterior con plazo menor a dos años, a 40% desde 35%, medida que se aplicará a los créditos que se renueven o pacten desde el lunes.

Analistas afirman que las medidas apuntan a frenar el ingreso de dólares "especulativos" del exterior, que presionan la cotización de la moneda local frente a la divisa estadounidense.

Además, buscan reducir la volatilidad del tipo de cambio, la cual ha generado la intervención del ente emisor con compras de dólares que en lo que va del año bordean los US$2.880 millones, superando todas las adquisiciones de divisas realizadas en 2009.

"En esta oportunidad se está procediendo a elevar la tasa de encaje mínimo legal de 6 a 7%; y se incrementa el requerimiento mínimo a ser mantenido en las cuentas del Banco Central de 1 a 2%; tanto en moneda nacional como en moneda extranjera", dijo el banco.

La decisión revierte la baja en los encajes que había decretado el banco central en marzo del año pasado, en momentos en que la economía local era fuertemente golpeada por la crisis financiera internacional.

El ente emisor detalló que respecto a los encajes en moneda extranjera se está retornando a los niveles previos a la crisis financiera internacional, por lo que la tasa de encaje marginal pasará a 35% desde 30% actual.

"Estas medidas están orientadas a promover una estructura de financiamiento más estable y un mayor financiamiento externo con recursos de largo plazo de las entidades financieras", dijo el comunicado del banco central.

Capitales golondrinas. La decisión del banco se produce luego de que la semana pasada se reportó que la economía peruana creció un arrollador 9,26% interanual en abril, a su mayor ritmo desde septiembre de 2008, aunque en términos desestacionalizados la actividad productiva local avanzó sólo 0,06%.

Asimismo, a inicios de junio el banco central elevó la tasa de interés de referencia interbancaria a 1,75% desde 1,50%, la segunda alza mensual consecutiva, una medida preventiva frente al fuerte dinamismo de la demanda interna ante el ágil repunte de la economía local.

Según analistas y operadores del mercado peruano, las medidas del banco buscan reducir los movimientos bruscos en la cotización de la moneda local, el sol, que en lo que va del año se ha apreciado 2,08% frente al dólar.

La moneda local cerró este lunes a 2,827 unidades por dólar, un máximo de 22 meses, en un mercado en que el banco central volvió a adquirir dólares por segunda sesión consecutiva.

El comportamiento del sol siguió al del mercado internacional, luego de la decisión de China de flexibilizar su moneda. Un yuan más fuerte permitirá a China comprar más materias primas y reducirá el costo de las importaciones en la tercera mayor economía del mundo.

Con la medida "se trata de desincentivar los capitales de corto plazo que buscan ganancias con especulación", dijo José Razuri analista económico de la consultora Maximixe.

"Lo que le conviene a Perú es que entren capitales de largo plazo que tengan un impacto positivo en la productividad del país", agregó.

El banco central peruano elevó el viernes su proyección de crecimiento económico para este año a 6,6%, desde la expansión de 5,5% estimada anteriormente.