La Zonas Económicas Especiales (ZEE), concentradas en la región sur de la costa peruana, deben contribuir al desarrollo de políticas exportables del país, dijo la ministra de Comercio Exterior y Turismo, Magali Silva.

La ministra peruana precisó que para alcanzar esta meta, el gobierno lleva a cabo el Plan Estratégico Nacional de Exportaciones (PENX) 2025, con el fin de modernizar la gestión administrativa de las zonas francas de Perú.

Silva destacó que las zonas especiales que operan en Perú generan unos 1.800 puestos de trabajo directos y cuentan con inversiones comprometidas para este año por US$200 millones.

La ministra hizo estas declaraciones durante el V Encuentro Operativo de Zonas Económicas Especiales, el cual incluye los Centros de Exportación, Transformación, Industria, Comercialización y Servicios (Ceticos) para analizar el presente y futuro de estos emporios comerciales.

Entre algunas medidas otorgadas por el gobierno peruano para dar impulso a las zonas francas se encuentran los beneficios de liberación tributaria, con plazo hasta 2022, pero que se ampliarán hasta 2041.

Las Zonas Económicas Especiales de Perú tienen este año compromisos de inversión por más de 43 millones de dólares en exportaciones y unos US$140 millones en materia de importaciones.