Lima, Andina. El BBVA Banco Continental previó este viernes que el Banco Central de Reserva elevará su tasa de interés de referencia hasta 5% en el presente año, aunque proyectó un sesgo a la baja luego que el ente emisor dejó sin cambios este instrumento monetario en el marco de la aprobación del Programa Monetario de Junio 2011.

Manifestó que la decisión del BCR en la víspera (jueves), de mantener en junio su tasa de interés de política monetaria en 4,25%, estaba dentro de lo que esperaban, aunque el mercado creía que la elevaría a 4,25%.

“La pausa en el ciclo de ajuste monetario toma en cuenta la moderación del ritmo de crecimiento de los precios al consumidor y de algunos indicadores de actividad”, anotó.

Añadió que existe la posibilidad de una moderación del gasto privado, lo que le imprime un sesgo a la baja a la proyección de elevación de la tasa de interés de referencia del BCR para este año.

Cabe señalar que en marzo pasado el BBVA Banco Continental había previsto que la tasa de interés de referencia del BCR se situaría en 4,50% al cierre del 2011.

También anticipó que las tasas inflación serían más moderadas en los próximos meses respecto a las de inicios del presente año, luego de haber cedido en alguna medida en mayo pasado.

La inflación en mayo fue negativa en Lima Metropolitana en 0,02%, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

En su Reporte de Mercados Emergentes denominado Perú|Banco Central realiza pausa en el ciclo de ajuste monetario, el banco señaló que de esta manera, el ritmo de crecimiento de los precios fue nulo con lo que la tasa de inflación interanual disminuyó de 3,3% en abril a 3,1% en mayo.

“Para los próximos meses anticipamos tasas de inflación mensuales más moderadas que a principios de año pues la transmisión de las elevadas cotizaciones internacionales de materias primas a precios domésticos sería más leve en adelante”, anticipó.

Explicó que ello respondería a que el recorrido adicional al alza de estas cotizaciones se presenta acotado en un entorno de debilidad en los indicadores de actividad global y de retiro de los estímulos monetarios en las principales zonas económicas del mundo.

“Asimismo, la normalización estacional del abastecimiento de algunos alimentos producidos localmente llevará a que sus precios continúen corrigiendo a la baja en el corto plazo”, concluyó.