Lima, Andina. El Perú confía que el trabajo conjunto de los países suramericanos, al margen de las diferencias ideológicas, hará de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) una posibilidad concreta de lograr la integración regional, dijo este martes el canciller Rafael Roncagliolo.

Destacó el dinamismo y el clima constructivo alcanzando en las reuniones de los países miembros, en particular de la lograda en el encuentro presidencial extraordinario de Unasur, realizada tras la investidura de presidente Ollanta Humala en Lima.

“Desde afuera se podría pensar que algunos presidentes se podían pelear porque tienen políticas distintas, pero el clima es muy constructivo porque estamos todos convencidos de que si trabajamos juntos por este gran proyecto, por encima de las diferencias ideológicas y políticas, sin crear bloques entre nosotros, esto va ser la posibilidad real de fortalecer también a cada uno de los países”, señaló.

En la Declaración de Lima, la cumbre de la Unasur los mandatarios prometieron luchar para consolidar la democracia y lograr una mayor inclusión social en la región.

Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Guyana, Ecuador, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela, integran este foro regional, creado en 2004 como Comunidad Sudamericana de Naciones y desde 2008 se denomina Unión de Naciones Suramericanas.

Roncagliolo señaló que el gobierno del presidente Ollanta Humala “apuesta” por Unasur, y saluda que se haya incluido en su agenda el tema de la desigualdad social.

Consideró que el bloque subcontinental es un “esfuerzo naciente”, de gran energía, que ya está estableciendo colaboraciones concretas en términos como transporte, seguridad, integración energética, entre otros temas.

Indicó que el Perú también apuesta, dentro de la Unasur, “en el área chica” de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), conformada por Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.

El jefe de la diplomacia peruana ratificó, de otro lado, que Perú tiene el mejor ánimo de mantener relaciones con Chile de manera transparente y directa, sin resquemores ni susceptibilidades por el proceso en La Corte Internacional de Justicia de La Haya por el diferendo marítimo,

“Nos toca a ambos gobiernos llevar este litigio que tenemos de la manera más civilizada, y tratar de evitar incentivar susceptibilidades, celos, resquemores; vamos a tratar las cosas transparente y directamente”, declaró en Canal N.

Perú y Chile culminaron la etapa escrita del contencioso jurídico que mantienen en La Haya y los presidentes de ambos países, Ollanta Humala y Sebastián Piñera, se comprometieron a respetar el fallo del tribunal.