¿Alguna vez has encontado una plaza laboral pero por factores ajenos a tu capacidad no pudiste acceder? Pues bien, aquí te brindamos todo lo debes tener en cuenta para que ello no suceda.

Es importante saber cómo mejoramos nuestras habilidades de persuasión o negociación. De acuerdo al expertise de Right Management, existen algunos recursos claves para negociar con éxito una nueva oferta de empleo, además de saber qué cosas podemos negociar:

-Prepararse temprano en tu rango de sueldo: Una recomendación básica es asistir a la negociación con su pensamiento claro acerca de sus actuales expectativas de sueldo, considerando su capacidad de profesional senior o junior.

Es muy importante averiguar antes cuál es el rango promedio de sueldo que existe en el mercado por el perfil profesional vacante.

-Escucha y aprende de la experiencia: Toma en cuenta los casos y consejos de profesionales que han triunfado en sus negociaciones.

En base a esta asesoría podrías enfocar mejor tu preparación al momento de alcanzar un puesto laboral.

Recuerda que no debes tener miedo a preguntar cualquier información que no entiendas, nunca aceptes la primera oferta y siempre confía en el proceso.

- Asegúrese de alcanzar un entendimiento común con el potencial empleador: Aquí es oportuno el entendimiento común acerca de los componentes de compensación.

Tanto el solicitante como el empleador deberían corresponder el interés mutuo y definir los incentivos de corto y largo plazo, preguntar por los objetivos propuestos y el desempeño esperado.

Ofrece tus razones y evita ser frívolo con tu posible empleador.

Considera el knowhow del puesto y no solo el sueldo: Hoy parece haber un énfasis notable en temas que contribuyan a la satisfacción en el trabajo que van más allá de la compensación.

Es decir, busca y negocia un trabajo gratificante para tu vida profesional y personal, que encaje con tu estilo de vida y que también esté sincronizado con tu propio sistema de valores.

De esta manera cuando una empresa ofrezca un trabajo, considérelo como una señal de que ellos desean que usted suba a bordo, y tratarán de convencerlo.

Sin embargo, no permita que su ego personal se interponga en el camino de la negociación ya que nublará sus solicitudes y hará que la empresa pierda interés al no saber lo que es necesario e importante para usted.