Tumbes, Andina. El presidente Alan García afirmó este sábado en Tumbes, cerca de la frontera con Ecuador, que es un “gravísimo error” que el gobierno de Estados Unidos retire las preferencias arancelarias a ese país sudamericano y pidió que estas sean repuestas.

“Digo desde aquí que me parece un gravísimo error de la administración norteamericana retirar los beneficios arancelarios que antes tenía Ecuador y que deben ser repuestos, porque Ecuador los necesita para su desarrollo”, indicó.

Señaló que los países desarrollados y especialmente Estados Unidos deben entender que Ecuador está empeñado en la lucha contra el narcotráfico y en fortalecer su democracia.

Washington y Quito tenían un convenio que daba preferencias arancelarias para el ingreso de productos ecuatorianos según los avances en la lucha antidrogas, pero el 12 de febrero Estados Unidos lo dio por terminado, porque en el Congreso estadounidense no hubo consenso para una extensión de las preferencias.

“Como país hermano no puedo menos que decir que no estamos de acuerdo con esa decisión y que pedimos modestamente que se rectifique”.

García se refirió a su homólogo ecuatoriano, Rafael Correa, como su “dilecto hermano” y expresó su convicción de ayudar a Ecuador en lo necesario para que afiance su camino democrático.

Destacó, asimismo, que en su periodo gubernamental se ha logrado el objetivo de consolidar la amistad e integración de Ecuador, país con el que el Perú selló la paz definitiva a fines de los noventa, tras diversos episodios bélicos, el último en esa década.

El mandatario peruano formuló estas expresiones tras inaugurar en el distrito de Zarumilla, región Tumbes el Centro Binacional de Atención Fronteriza (Cebaf), cuyo objetivo es agilizar los trámites para el intercambio comercial y productivo en la zona fronteriza del Perú y Ecuador.