En el período comprendido entre el 2010 y 2014, el crecimiento de los medianos contribuyentes fue de 83%, mientras el número de los principales contribuyentes se incrementó en 13%, informó la jefa de la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat), Tania Quispe.

“Ese es un logro fundamental, que proviene del trabajo que se ha realizado de combate a la evasión que permitió, además, generar 32.000 millones de soles adicionales al presupuesto del Gobierno por año, considerando la recaudación del 2014 versus lo que teníamos en el 2010”, manifestó.

Favorece presupuesto. Detalló que en el 2010 se registró 56.000 millones de soles de presupuesto anual del Gobierno, lo cual aumentó en el 2014, año en el que se acabó con ingresos de 95.000 millones.

“Esa diferencia se logró mediante el aumento de la presión tributaria en diversos sectores de la economía”, explicó.

Tras participar en la última sesión de la Asamblea General del Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT), Quispe sostuvo que los esfuerzos se basaron en el combate a la evasión y llegar a aquellos sectores donde la Sunat no tenía presencia.

“La plata antes nos llegaba del sector minero, que era el principal contribuyente, pero no teníamos las herramientas e instrumentos para hacer frente a mayores medidas de combate a la evasión porque no había suficiente personal y la infraestructura era inadecuada para los nuevos tiempos”, manifestó.

Gestión de riesgos

Por otro lado, la jefa de la entidad recaudadora manifestó que, ahora, mediante la gestión de riesgos se buscará calificar cada tipo de contribuyente en base a cuatro categorías.

“La gestión de riesgos es el inicio de lo que se viene para la Sunat. Se trata de una herramienta básica del proceso de modernización de la entidad que permitirá que podamos reconocer los diferentes tipos de contribuyentes”, refirió.

Indicó que, para dicho fin, se necesitará cambiar la plataforma informática de la entidad, con el objetivo de que se pueda cruzar la información que la Sunat recibe, con la de otras instituciones y hacer un diagnóstico objetivo de cada contribuyente.

“Entonces podremos reconocer y diferenciar al contribuyente cumplidor, al cual sólo se necesita facilitarle y recordarle sus responsabilidades, del evasor al cual se le aplicarán las herramientas que la ley le permite a la Sunat”, manifestó.