La demanda interna conserva su dinamismo en Perú, gracias al repunte de los sectores construcción y comercio, situación que amortiguaría parcialmente los efectos de un eventual mayor deterioro en el frente externo, previó este sábado el Banco de Crédito del Perú (BCP).

Señaló que los indicadores adelantados de actividad económica en mayo muestran una continuidad en el crecimiento de los despachos de cemento (15,8% anual).

Asimismo, destacó las favorables expectativas empresariales y del consumidor, que si bien se han moderado por eventos políticos locales, se mantienen en altos niveles.

“Teniendo en cuenta lo anterior, nuestras expectativas de crecimiento para el 2012 y 2013 se mantienen en 6,1 y 6,3%, respectivamente”, anotó.

Mencionó que durante el primer trimestre de 2012, la economía registró un crecimiento anual de 6%, impulsada por la expansión del gasto privado, donde destaca el mayor dinamismo de la inversión, y el gasto público.

Así, el consumo privado creció 6% en el primer trimestre del año, ritmo ligeramente menor a los últimos trimestres, impulsado por la expansión del ingreso disponible y los créditos al sector privado, así como por la confianza del consumidor.

La inversión, por su parte, creció 13,7% en el período de análisis, retornando a las tasas de expansión de dos dígitos tras la desaceleración observada durante el segundo y tercer trimestre de 2011, en función de la mejora de las expectativas empresariales.

El BCP advirtió que en presencia de una mayor incertidumbre derivada de la crisis de deuda de la Eurozona, y el debilitamiento de la actividad en las principales regiones a nivel mundial, el aporte del sector externo podría ser menor en los próximos meses, hecho que ya viene impactando en el sector manufacturero.

En ese sentido, sostuvo que si bien la proyección de crecimiento para 2012 se mantiene, existen ciertos riesgos a la baja.